miércoles, 17 de febrero de 2010

LA ASCENSIÓN AL GORBEA-segunda parte,una aventura romantica en el siglo XIX


Llegamos al molino de Murguia y poco despues al pozo Solibarcho insondable segun los naturales del pais,y siguiendo un buen rato por junto al rio nos encontramos en el puente y colmenar de Igas.Allí apareció el sol con todo su esplendor y con él se aumentaron por decirlo así nuestras fuerzas y buen humor,pues era augurio de buen tiempo.Poco antes de llegar al punto que llaman Aldarro divisamos ya las peñas de Gorbea y el arco que estas forman,pero sin que pudiéramos apreciarlo bien por causa de las nubes que le cubrían alternativamente.A las 6,30 llegamos al puente de Aldarro y al caserio del mismo nombre,ultima vivienda que debíamos encontrar situada en las estribaciones del Gorbea.Despues de un breve descanso echamos andar siguiendo un camino entretenido por el zig-zag que hace el rio,donde según los guias que llevábamos se cogen las mejores truchas del mundo.Carece aquel rio de puentes,a excepción del llamado Municacorta que debe estar construido por pastores,a juzgar por su construcción,pero hay en cambio grandes piedras arrojadas al caso,por las cuales se atraviesa el rio,sino con mucha facilidad,al menos sin mojarse los pies.Desde el puente mencionado el camino hácese ya costanero y poco despues llegamos a un bosque que nos pareció muy aproposito para acampar las horas que restaban de noche,hasta el momento de emprender nuestra subida a la cumbre del Gorbea.Allí cenamos al amor de una hoguera con el buen humor que reinó constantemente entre los expedicionarios y concluida la cena nos fuimos a acostar dentro de las tiendas,que habíamos extendido a fin de emprender la marcha poco despues de media noche,para poder llegar al alto antes de la salida del sol.Los chistes y bromas de algunos de los expedicionarios hicieron inútiles los deseos de los que trataron de conciliar el sueño y antes de que realmente pudieramos cerrar los ojos,llegó la una y media,hora de emprender la marcha y pusimos en camino empezando la ascensión alumbrados por teas,pues apenas se veía donde se pisaba.La subida fue trabajosa,no hay que negarlo,pero valía la pena de emprenderla por el espectáculo que se presentaba a nuestros ojos no recordaba ninguno de nosotros haberlo contemplado nunca.Nieblas sueltas y aisladas se encerraban en las cañadas y hendiduras de los montes asemejándolas a verdaderos lagos.Aquel mágico cuadro que no nos cansábamos de contemplar tuvo fin mas brevemente de lo que hubiéramos deseado,porque las ondulaciones del terreno lo hicieron desaparecer a nuestra vista.Entre tanto,seguíamos subiendo con paso apresurado para llegar a tiempo a la cúspide del Gorbea y poder admirar la salida del rey de los astros desde la cima del rey de los montes de VIZCAYA.Empezaba ya aclarar el dia y como se habían apagado las teas que llevábamos distinguíamos con dificultad los objetos y la ilusión optica,hacia que mirando hacia delante nos figurasemos que podíamos tocar con las manos la cumbre del Gorbea y sin embargo como cuanto más avanzábamos más avanzaba el dia y más claros se veían los objetos,nos parecía que se alejaba más y más la codiciada cima.Por fin llegamos a ella despues de dos horas de camino,penoso por más que hubiese sido grato por las impresiones que habíamos experimentado!AURECA! nos hallabamos ya a mil quinientos treinta y ocho metros sobre el nivel del mar.Eran las cuatro de la mañana y de pié sobre la punta más alta de la montaña,mas alta tambien de este pais montuoso,teníamos delante uno de los espectáculos más grandiosos que la mente puede imaginar.Las nieblas que nos rodeaban a modo de mar de algodón y se extendían por todo el horizonte,se hallaban a trescientos metros de nuestros pies,es decir a mil doscientos sobre el nivel del mar.Todas las grandes montañas de este pais y sus limítrofes parecían dormir bajo aquella capa blanquecina,excepción hecha del Amboto que se elevaba delante de nosotros como un fantasma y el Neizgorri de Guipuzcoa,digno rival del coloso que nos sostenía.Pocos momentos despues de nuestra llegada bañaba ya la aurora de transparente carmin,los encrespados picos de las más elevadas montañas que abarcaba nuestra vista.A lo lejos y hacia el Occidente aparecían los Picos de Europa en Asturias y las montañas de Izara y Pico Cordel en Santander,todas ellas cubiertas de un fino manto de nieve.Al sur el Moncayo y la Sierra de Cameros y el Oriente el Pico del Mediodia y el nuúcleo de los Pirineos.Es decir que todas las montañas rivales de aquella en que estábamos,mostraban su blancura la razón de su presencia,transportándonos a las regiones de las nieves perpetuas,el termómetro marcaba en aquel momento cuatro grados sobre cero.Aún yacía en sombras el mar que nos rodeaba y el sol de colosales dimensiones y envuelto en un aro de fuego de forma más bien eliptica que circular,se elevaba con una celeridad desconocida.De pronto se iluminó toda aquella superficie y las sombras de los montes corrieron dibujándose como si ellas brotaran en vez de la luz,como si la sombra hubiese nacido de la sombra misma.Amboto se unió a nosotros por aquel lazo impalpable,y nuestras formas vieran cálculo que apreciar lo que será el invierno en aquel punto,para la primera apreciación hay datos bastantes,para la segunda no conocemos el guapo que vaya hacerla.El descenso del Gorbea por aquel sitio es imponente y triste por la configuración de las rocas y peñas de que está sembrado y que no parece sino que van a desprenderse de su lecho para aplastar al infeliz mortal que se atreva a pisarlas.A lo lejos oiase el balido incesante de las ovejas y carneros que resonaban con eco lastimero en las concavidades de aquellas,haciendo aun más imponente y triste aquel lugar de suyo poco grato.El camino o más bien la travesía desde la falda del Gorbea hasta el Igriñas a donde llegamos poco antes del mediodia es malísima,pues no hay senda ninguna teniendo que andar a la ventura apoyándose y aun agarrándose en los picos y prominencias de las peñas de que esta erizado todo el terreno.Dos chozas de pastores que existen en Igriñao,sirvieranos de estación para media hora de parada y fonda.Allí comimos efectivamente,reunidos yo y todos los compañeros de la expedicción.Fotos del archivo del Club Deportivo de Bilbao,la subidad al Gorbea,año 1912.Cesar Estornés-Presidente de la Comisión de Montaña del Club Deportivo de Bilbao-.

martes, 16 de febrero de 2010

LA ASCENSIÓN AL GORBEA, primera parte-en el siglo XIX una aventura romantica


Los montes traerán paz para el pueblo y los collados justicia-Salmo 71,3
En el mes de Agosto una de las tiendas mas curiosas y peregrinas que van a levantarse durante las fiestas en el Arenal Bilbaino, un grupo de jóvenes de una sociedad campestre de Bilbao,para hacer excursiones a las montañas más notables del pais vascongado,en esta exposición aparecerán todos los adminículos para hacer una expedicción,completamente preparados para cualquier evento,en el año 1879 la noticia la daba el Noticiero Bilbaino y llamaba mucho la atención.

Tambien nos habla de un celebre solitario del Gorbea,que lleva el cabello muy largo y luenga barba.Lleva una tablilla en una mano y en ella tiene marcada una cruz especial,dentro de un circulo y escrito un anagrama filosofico-social,esperemos el nuevo genesis de este moderno Moises.
Algunos años despues de que Mauricio Willkomm un aleman curioso,subiera al Gorbea en el año 1850 hasta la misma cumbre a caballo,un grupo de jovenes apodados "Los Vascongados"nos cuentan su ascensión al Gorbea el dia 22 de junio de 1879.Este es el relato que copio de su texto original,que apareció en el periodico el Noticiero-Bilbaino el dia 21 de julio de 1879,hubo al año siguiente una segunda expedicción con el objeto de subir al Gorbea y luego visitar la famosa cueva de Supelegor,pero el frio,las nieblas cerradas,la lluvia y el granizo al bajar del Gorbea impidió visitar la cueva.
.A SINFONIA A TODA ORQUESTA:Nos hemos reunido unos cuantos jóvenes de buen humor con el firme proposito de ver y admirar todo lo mas notable que debido,no al esfuerzo humano,sino al capricho de la naturaleza se encierra en las provincias vascongadas.Pasaremos pues de corrido las poblaciones todas y nos detendremos o sobre el pico de una roca o bajo el techo de una bóveda de estalactitas.Por eso nuestras expediciones no pueden en general hacerse en ferro-carril,ni en coche,ni a caballo,tienen que hacerse con el báculo en mano y la maleta al hombro.Y por eso tambien la relación que hagamos de nuestras excursiones tienen que adolecer de falta de refinamiento y engaños propios de la época actual,aqui todo es tosco y rudo,desde nuestros semblantes tostados por el sol y el aire y nuestros vestidos sirve la elegancia del corte parisien,hasta nuestro lenguaje sencillo y nuestras formas algun tanto desaliñadas.El lector no debe buscar en nuestros relatos otra cosa que la verdad,pero la verdad dicha con la ruda franqueza con que debe expresarse.LOS VASCONGADOS-.Completamente inútil es hablar del camino que recorrimos desde la salida de Bilbao hasta Izarra,porque aparte de que es muy conocido,un viaje en ferro-carril lo hace cualquiera,conste solamente que a pesar de lo lluvioso que amaneció el 22 de Junio,dia de nuestra partida,no por eso había decaido el buen humor y la alegria de los expedicionarios,que en número de catorce ibamos admirar un espectáculo enteramente nuevo para nosotros y para todos nuestros lectores,estamos seguros de ello.Llevamos tiendas de campaña para poder acampar en el monte mismo,comida para que no decayeran nuestras fuerzas,mantas para abrigarnos e instrumentos para poder apreciar la altura a que pensabamos subir,la temperatura que ibamos a experimentar,la dirección que debiamos seguir y la distancia que iba a separarnos de todo punto civilizado.Pasamos pues por alto hasta nuestra llegada a las 11,35 de la mañana a la estación de Izarra,desde donde nos trasladamos a la posada de Micaela Aizpurua,allí proxima en la que nos tenía preparada una suculenta comida que fue honrada por estómagos dignos de Milón de Crotona,que dicen se comía un buey por mero pasatiempo.Concluida la comida se procedió al arreglo y colocación de todos los utensilios sobre cuatro jamelgos dispuestos para el objeto,pues otro que con una buena parte de comestibles debió habernos esperado en Izarra hizo rumbo hacia Sarría antes de nuestra llegada.Despues de este y otros preliminares de marcha emprendimos esta y aqui puede decirse que empieza nuestra verdadera expedicción.Al principio seguimos el camino que desde Izarra a Murguía,camino poco espacioso y en bastante mal estado de conservación y suguiéndolo nos encontramos en el punto que llaman la barrera de Belunza,nombre cuya etimologia la ignoramos,por la sencillísima razón de que no encontramos quien pudiera dárnosla,poco más adelante y sin abandonar dicho camino divisamos los pozos ó lagos de Maracalda.

No puede formarse idea siquiera sea aproximada,del efecto tan maravilloso que presentaban a nuestra vista,aquellos inmensos pozos escondidos entre un bosque de corpulentos árboles a cuya sombra resaltaban más y más sus cristalinas superficies que tan pronto se ocultaban a nuestras miradas como nos parecían el Oceano en dia de calma ó simplemente un pobre charco.Dejamos,bien a nuestro pesar,la contemplación de esos lagos,pues no teníamos tiempo de sobra si habíamos de alcanzar a buena hora el objeto de nuestros deseos.Despues de seguir como una mas el mismo camino,salimos a la carretera que desde Orozco se dirije a Murguía en el alto de esta carretera hay una banderola de hierro que marca su dirección,y un poco más adelante esta el puente de Amézaga que sea dicho de paso,es de madera de allí parte el camino para Sarria y la carretera sigue a Vitoriano y Murguia.Dejamos esta en el trozo más agradable,pues lo que hasta entonces habíamos andado carecía de arbolado y lo que abarcaba la vista era una linea recta cuyo fin no se divisaba,cubierta toda con sombra de los corpulentos chopos que se alzaban a uno y otro lado.Apenas abandonamos la carretera para seguir el camino de Sarria,entramos en el Real extenso bosque en que no se sabe que admirar más,si la igualdad de los corpulentos arboles de que está cubierto o la simetría con que se hallan colocados,o la frondosa y finisima yerba que crece al pié,en el terreno en que se levantan.Salimos del Real muy pronto y divisamos Sarria,en cuyo pueblo entramos un cuarto de hora despues.Al pasar por frente a la Iglesia de ese pueblo,salía la gente del rosario y juzgar por sus semblantes,la curiosidad de aquellos sencillos campesinos debía ser grande,viéndonos con la maleta al hombro,atravesar el pueblo a buen paso en dirección al monte.Solo vimos,así a paso de cazadores,una fuente en la plaza del pueblo que por sus formas artisticas y la copiosa agua que despedían las bocas,debe llenar superabundantemente las exigencias de Sarria,como lleneran indudablemente aun las de otro cualquier pueblo de mayores pretensiones.El guia que se nos había adelantado con uno de los bagages y que había quedado en esperarnos a la salida de Sarria,había hecho lo que en Izarra se cansó de esperar y fuese adelante y como quiera que tampoco volvía un pastor que enviamos a buscarle,emprendimos nuevamente la marcha despues de algunos minutos de descanso,dejando dicho el itinerario que pensábamos seguir.A las 4,30 nos encontramos en el puente Blanco,que así lo llaman a pesar de ser de su color más oscuro y siguiendo un camino que empieza por ser carretil y acaba por ser de cabras,llegamos a los Molinos de Isarate y Marquina molinos que no muelen por estar abandonados,lo que hace que aquel sitio sombrío y triste,ya por la situación que ocupa rodeado de elevadas montañas,lo que parezca aún más por la falta de vida que allí se observa por la profundidad del rio que corre al pie,profundidad que hace tomen las aguas un color negruzco y por la hora en que lo vimos,la caida de la tarde y más que todo por la espesa niebla que cubría el espacio
.Fotos del archivo del Club Deportivo de Bilbao,la subida al Gorbea,año 1912,la primera foto Duñabeitia y sus hijos.Cesar Estornés Presidente de la Comisión de Montaña del Club Deportivo de Bilbao.

miércoles, 10 de febrero de 2010

GENTES DE LA RIA "LUIS GOROSTIZU-SUBMARINO"

LUIS GOROSTIZU
LUIS GOROSTIZU
































Luis vino al mundo el 6 de Agosto de 1891 en Begoña,en el edificio del Ayuntamiento muy cerca de la Basilica, junto a las escuelas municipales.
Su padre era ferroviario y lo destinaron a Bilbao por motivos de trabajo,nació en un pueblito de la Gipuzkoa profunda llamado GAINTZA a las faldas del Balerdi.
Se llamaba Ignacio Gorostizu Larrañaga y su madre Damiana Bilbao Eguskiza nacida en Begoña el 28 de setiembre de 1870.La infancia de Luis como la de muchos niños de aquella epoca transcurre entre la ria y las siete calles y los juegos en los soportales de la Plaza Nueva,estudió en el Colegio de los Maristas de Iturribide.

Como dice el periodista Jose Luis Muñoyerro,Luis era "Matsorri" de nacimiento y "tximbero" por anexión,el siempre presumía de haber nacido en BEGOÑA.Como todos los niños a su edad era travieso,en cierta ocasión a raiz de una travesura en la ria un "chinel" lo llevó hasta la casa de sus padres cogido de una oreja,al pobre Luis esto le produjo una lesión auditiva, unido a tiempo despues la natación y el buceo,su sordera fue casi total.

Estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Atxuri,el oficio de grabador para ganarse la vida,dibujaba muy bien y en el grabado era bueno,hacia trabajos para estampación industrial con una clientela de primera,el taller lo tenía en la calle Ronda,33-3drcha.

De joven Luis acudía al Centro Vasco Gimnastico Sportivo que a principios del siglo XX,empezó a funcionar en la calle Correo lo regentaba un muchacho llamado German Erausquin,de familia acomodada era como un Club Deportivo pero en chiquito,mas modesto pero con gente entregada al deporte,como Salazar,Deprit y nuestro amigo Luis que era un punto fuerte de esta sociedad practicaba levantamiento de peso,boxeo y grecoromana en esta especialidad era peligroso,pues submarino era sordo como una tapia y cuando luchaba y el rival era objeto de una presa,gritaba y gritaba y Luis no se daba por enterado y el seguía apretando,hasta que los alaridos del contrario le hacían comprender la triste realidad,por eso sus rivales le huian.Luis desafiaba a la climatologia,en cierta ocasión y con una gran nevada le vieron subir al Pagasarri,solo con un pantalón corto de taparabos el resto del cuerpo al descubierto,algunos se preguntaban si tenía la piel de elefante.

Pero el mote de submarino le viene por su afición a la natación,atravesaba la ria de un lado a otro buceando sin sacar la cabeza,participó en diversas pruebas en las fiestas de Bilbao incluso nadó con Vicente Blanco "el cojo",en el año 1913 gano un premio de 50pts-estas competiciones las organizaba el Gimnasio Zamacois y la Federación Atletica Vizcaina y ya en 1912 el Club Deportivo de Bilbao,las pruebas de natación se celebraban en el Campo Volantin,los nadadores se lanzaban desde una embarcación ante un nutrido grupo de espectadores en las orillas.

En todos estos años se fue cimentando la fama de Submarino hasta convertirse en un personaje popular de Bilbao.El periodista Jose de Trauko nos dice:Nadaba como las angulas a las que hacía la competencia en la rampa del chorizo,en la Peña y hasta en pleno Arenal si se presentaba la ocasión.
En el boxeo borraba la cara a un duro sevillano por menos de nada,construido solidamente,atrozmente fuerte y por lo tanto inmunizado contra los microbios de la ria del chorizo,salió en lugar de debilitado,saturado de potencia y aguante.
En la plaza Vieja,junto a la ria,donde se reunían los chavales de la barriada para dedicarse a sus juegos infantiles,le hemos visto saltar trece pies y pico,medida que emplea la grey infantil en este juego,ya casi desaparecido.
Era "Submarino" el amo de la ría y desde luego el mejor nadador de sus tiempos mozos,en aquellos tiempos en que la natación había que practicarla en plena ría,pues no existían piscinas de aprendizaje y mejoramiento técnico.
¡Había que ver el mérito de nuestro hombre soportando las emanaciones del Nervión! y hasta los obstáculos más o menos choriceros que se podían encontrar en el camino.
Ya ven los detractores de la natación en la ría que Gorostizu no se ha muerto a pesar de haberse pasado media vida en el Nervión.
La mejor prueba de que los microbios del agua bilbaína no mata está en que "Submarino"vive robusto y fuerte,como un peñasco del Gorbea.

En el año 1934 el periódico EXCELSIUS crea la primera travesía del Abra y Luis queda el 92 de 400 participantes,tenía 44 años encima y cuatro hijos dentro de sus bolsillos, otro nadador también veterano como él Antonio Grucea de Barakaldo, hay un dato curioso una de las embarcaciones que durante la travesía daba escolta o ayuda a los nadadores se llamaba TXIRIPI y estaba tripulada por el escritor portugalujo Zunzunegui.
En el año 1935 tiene lugar la segunda travesía,hace un buen puesto el 66 y en los próximo se suspenden las pruebas hasta el año 1942,la cruel guerra civil lo hizo imposible,en la tercera travesía quedó el cuarto en la categoría de veteranos,pero la ría esta vez estaba mas contaminada y le jugó una mala pasada, cogió unas fiebres tifoideas,en el contacto fecal oral de los chorizos,en su fiebre y alucinaciones en el Hospital decía a sus hijos que la muerte le llamaba:LUISITO,LUISITO,....VEN...VEN...VEN..era muy alegre y niñero y lo decía en plan bromista,como para asustar a los niños.

En plena guerra civil el 28 de Agosto de 1936,el Excelsius da la siguiente noticia:Aunque no estamos en estos momentos para competiciones,suspendidas por los trágicos acontecimientos actuales,hemos sabido que el popular Luis Gorostizu(Submarino),el terror de la ría bilbaína,a quien hasta los microbios de la rampa del chorizo le temen,está en plena forma,como en sus años mozos,en los que era "el baranda" del Nervión.
Días pasados ha hecho el recorrido desde el puente de San Antón hasta la jurisdicción de Deusto,nadando a braza de pecho sin cambiar de postura,en 54 minutos.
Ya es algo, para quien tiene sobre sus espaldas 47 años,desde luego floridos.
El próximo domingo piensa hacer ese recorrido ampliándolo Submarino  hasta Luchana,si no sufre algún entorpecimiento.
¡Bravo Submarino!



Tambien le gustaba ir a Bolintxu(Pagasarri)para nadar en la presa,entonces lugar de recreo para mucha gente de Bilbao.Los domingos iba con su hija Miren en tranvia de Bilbao al Gallo(Galdakao) y de allí subir al Ganguren ,vuelta a casa andando,la nostalgia tambien le lleva a veces hasta Las Arenas para hacer algunos largos y recordar otros tiempos con su hija Mirentxu.
Fue la muerte de su mujer Agustina Ajuria la que le produjo una tristeza infinita,un infarto se lo llevó el dia 1 de junio de 1968,con 77 años. - Para su hija Miren Gorostizu-fotos de la familia Gorostizu.-